Mi foto
Blog de información sobre el mítico bar de Zaragoza, fundado por Valtueña, que tuvo su apogeo entre 1981 y 1983.

EL CULPABLE DE LA MOVIDA

EL CULPABLE DE LA MOVIDA
Josemari (Valtueña), 1981

contacto

bv80.bar@gmail.com
[Para comentarios, vivencias, recuerdos, anécdotas, quejas, fotos o cualquier otra información]
También en facebook

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Alberto Carreras escribe sobre "Mira lo que tengo" de Valtueña

 
Su foto
Alberto Carreras
Profesor de Filosofía de la Universidad de Zaragoza. Psicólogo. 

Sobre la novela "Mira lo que tengo" de J.M. Valtueña.
Ed. Tusquets. Colección "La sonrisa vertical". 2014.

Una interesante novela con bastante morbo. Al principio parece sólo una obra erótica especializada en hedonismo genital femenino, en los primeros momentos del descubrimiento del placer a través de juegos que, sin embargo, no están al alcance de todas las muchachas. Pero la novela va más allá, manteniéndose bastante próxima a muchas de las tesis del psicoanálisis freudiano sobre el despertar del desarrollo sexual (polimorfismo sexual, elección del objeto, envidia del pene, Edipo femenino, sexualidad amorosa, etc.) aunque no siempre coincide enteramente con Freud, como es el caso de las relaciones filio-parentales. Y más allá aún de la mera psicología, la novela entra en el terreno de la ética sexual: defensa de la búsqueda natural del placer, con una natural atención también al placer del compañero sexual, sin perjudicar a los demás, al tiempo que critica las "buenas" costumbres sociales, que obligan al secreto al tiempo que fomentan hipocresías y malas tretas.

Se trata de una original y atrevida novela que supone en su autor una buena suma de imaginación, experiencias, investigaciones y confidencias recibidas para lograr introducirnos en el imaginado mundo erótico de una joven.

La arquitectura de la novela es ágil, con apartados breves, a veces de menos de una página, casi instantáneas, que llevan a continuar leyendo. Va entrando paulatinamente en temas de mayor calado y termina con un sorprendente final.

Resulta muy difícil mantener la forma literaria elegida, que es también original: apuntes para la memoria. Se halla entre la narración, la autobiografía o el diario íntimo. Por esa dificultad el autor tiene que justificar repetidas veces que lo que la joven cuenta y sobre lo que ella opina sólo lo escribe como una “chuleta” en caso de una futura falta de memoria. Habría que entender que -sin que ella lo sepa ni el autor lo diga- también escribe para el público.

Votar esta anotación en Bitácoras.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails